¿Qué me pongo hoy?

El placer de una salida en bicicleta depende también de la forma de vestir. Cuando nos abrigamos demasiado, o demasiado poco, corremos el riesgo de comprometer el confort de pedaleo, exactamente igual que si utilizáramos un sillín inadecuado.

 

Cada vez que se preparan para salir, a todos los ciclistas les asalta la duda más abrumadora: ¿qué me pongo hoy?

La pregunta parece un poco innecesaria, para un deporte minimalista en la vestimenta, pero no equivocarse en el vestir es fundamental para el bienestar durante la salida y también para la salud.

Todos los aficionados saben que en verano, con temperaturas altas, no hay problema. Más bien, no hay alternativa: o nos quedamos en casa o nos ponemos el clásico maillot ligero de cremallera “sobre la piel”, que se pueda abrir en las escaladas. En cualquier caso, “buena sudada”. Una posible solución, en caso de que se llegue a una mayor altitud, es llevar una capa ligera en el bolsillo para protegerse del aire en el descenso o de una tormenta repentina.

En primavera y otoño la elección es más difícil: cuando los cambios de temperatura durante el día son la norma, es mejor estar protegido del modo adecuado para no estar incómodo.

Esto significa que no hay que exagerar ni en un sentido ni en otro. El objetivo es evitar sudar y también resfriarse. ¡Vaya descubrimiento! diréis. Encontrar el equilibrio adecuado a veces no es sencillo. Unas veces se nos olvida en casa la chaqueta Gore-Tex que nos hubiera ido tan bien y en otras con los pantalones largos nos parece estar en una sauna…

¿En invierno? Pues bien, los inviernos duros parecen ser una cosa del pasado, incluso en los países del norte, así pues, los más irreductibles pueden pedalear durante todo el año prácticamente sin interrupción, gracias a las prendas cada vez más técnicas y confortables.

 

Algunas recomendaciones

No pretendemos dar lecciones a expertos. Somos plenamente conscientes de la gran experiencia que habréis adquirido en el asunto de la indumentaria a lo largo de los años y de miles de kilómetros recorridos. De todos modos, el frío y el calor son sensaciones muy subjetivas y no se puede generalizar, proponiendo tablas de vestuario divididas por rangos de temperatura.

Lo que sí podemos hacer es recordar un viejo dicho, siempre válido: “si no tienes una pizca de frío en los primeros 5 kilómetros significa que estás demasiado abrigado”.

En cualquier caso, estos son algunos sencillos consejos o sugerencias, basados en la experiencia personal tras muchas salidas “arruinadas” por un error de atuendo…

 

¿Dónde lo guardo?

A menos que se disponga de un ejército de criados, salir por la mañana muy abrigados para después quitarse ropa a lo largo del día significaría tener que cargar con lo que ya no nos sirve, o llenar los bolsillos posteriores, ya de por sí pequeños. Por tanto, podemos afirmar que cuantas menos prendas haya que quitarse, mejor. Personalmente todo cambió cuando empezamos a utilizar ropa interior de microfibra o capilene. Una idea maravilla: es caliente cuando se necesita y garantiza una transpiración perfecta si sube la temperatura. Junto con un maillot ligero, o uno más grueso, o quizá un cortavientos si el clima lo requiere, puede solucionarnos casi todas las situaciones de “entretiempo”.

 

Quita y pon

Volviendo al punto anterior, pedalear con pantalones largos está bien cuando hace frío por la mañana, ¿pero qué ocurre si al mediodía sube la temperatura? Una pesadilla.

Una gran idea han sido las perneras y mangas “de quita y pon”: se ponen para salir y se quitan cuando ya no hacen falta y cuando se meten en el bolsillo ocupan muy poco espacio. Geniales.

 

Manos y pies
Cuando hace mucho frío también hay que pensar en mantener las manos y los pies calientes. A nosotros no nos gustan mucho los guantes gruesos y el cubrecalzado. En nuestra opinión, es importante la sensibilidad en las manos en las salidas: un guante con exceso de relleno puede complicar las cosas a la hora de utilizar los frenos y el cambio, así que es mejor elegir materiales técnicos, como el de los guantes de esquí de montaña, ligeros, pero diseñados para soportar temperaturas muy bajas.

Lo mismo vale para las extremidades inferiores: un buen calcetín térmico es mejor que el cubrecalzado de neopreno, que tiende a no dejar transpirar los pies y, a la larga, tiene más inconvenientes que ventajas…

 

Vestirse 2.0

Para terminar, una idea divertida: existe una aplicación para smartphones, destinada a los eternos inseguros. Se llama “what to wear cycling” y está pensada para ofrecer consejos de ropa personalizada en base al tipo de salida, las condiciones y la previsión del tiempo local. Un poco como cuando nuestra madre nos preparaba la ropa para ir a la escuela. Si quieres probarla, nosotros no asumimos la responsabilidad…

Summary
¿Qué me pongo hoy? | Sillín y salud – Selle Italia
Article Name
¿Qué me pongo hoy? | Sillín y salud – Selle Italia
Description
El placer de una salida en bicicleta depende también de la forma de vestir. Cuando nos abrigamos demasiado, o demasiado poco, corremos el riesgo de comprometer el confort de pedaleo, exactamente igual que si utilizáramos un sillín inadecuado.
Author
Publisher Name
Selle Italia
Publisher Logo

« Atrás

Scegli il tuo paese

Europe

es también

Introduce tus datos y suscríbete a nuestro boletín.

*campi obbligatori