La prueba de esfuerzo

Prueba que consiste en una serie de exámenes que deben realizarse para prevenir el riesgo cardiovascular en aquellas personas que practican deportes de resistencia como el ciclismo. Después de los 40 años se recomienda repetirla al menos una vez cada dos años para asegurarse de que todo está “bien”.

 

Puede revelar enfermedades cardíacas no detectadas o sencillamente indicarnos cuáles son los límites de rendimiento que no debemos superar: se trata de la prueba de esfuerzo obligatoria para la certificación medico-deportiva de idoneidad para la competición. La conocen incluso los amantes del Granfondo porque es necesaria para participar en las carreras. En cualquier caso, todos los deportistas mayores de 40 deberían hacerla al menos una vez cada dos años. Es la forma de reducir los riesgos para la salud y una buena regla de seguridad porque muestra dónde están los límites, si los hubiera.

 

¿En qué consiste la prueba de esfuerzo?

Este chequeo es muy útil y se realiza en centros de medicina deportiva públicos o privados; también puede ser realizado por médicos deportivos acreditados. La parte más importante de la prueba, el corazón (literalmente), es la prueba en cicloergómetro. Consiste en una bicicleta de ejercicio real conectada a sensores que realizan un seguimiento del ritmo cardíaco y, básicamente determina la capacidad aeróbica de la persona.

El procedimiento dura unos 20 minutos: los niveles de esfuerzo se aumentan cada 2 minutos y al mismo tiempo el médico analiza el ritmo cardíaco y la presión.

La prueba finaliza cuando ya no somos capaces de soportar el esfuerzo, o cuando el cicloergómetro indica que no podemos mantener la cadencia de 60 pedaleadas por minuto. En general, un gran esfuerzo.

Algunas recomendaciones:

Presentarse a la prueba con ropa cómoda.

La noche anterior no propasarse con el alcohol y el tabaco, como si fuerais a una carrera difícil. De lo contrario podrían obtenerse datos distorsionados.

Tomar un desayuno ligero.

Si es posible, ir al centro médico en bicicleta para llegar ya calentados.

Llevar una botella de agua porque las pruebas a menudo se realizan en un pequeño ambulatorio y se suda mucho.

¿Y los valores?

Los dos parámetros más importantes analizados con la prueba son el VO2Max y la VAM.

El primer valor, en la práctica, indica nuestra capacidad de resistencia cardiorrespiratoria, a través del volumen máximo de oxígeno consumido por minuto por cada kg de peso corporal, en el punto de máximo esfuerzo.

O sea, nuestra “potencia”. Este dato sobre el consumo de oxígeno es decisivo en el rendimiento deportivo de resistencia, porque el 25% de la energía que obtiene nuestro organismo del proceso de combustión va directamente a los pedales en forma de potencia transmitida.

En el ámbito no profesional, un valor óptimo está alrededor de 50/60 ml/kg/min y, en cualquier caso, tiende a aumentar según mejora el nivel de forma física.

En cambio la VAM (Velocidad Aeróbica Máxima) es la velocidad con la que alcanzamos el umbral VO2Max de máximo consumo de oxígeno, más allá del cual, los músculos comienzan a producir ácido láctico.

Obviamente, los datos obtenidos al final de la prueba son muy valiosos para establecer un entrenamiento científico basado en los “puntos débiles” encontrados.

Summary
La prueba de esfuerzo | Sillín y salud – Selle Italia
Article Name
La prueba de esfuerzo | Sillín y salud – Selle Italia
Description
Prueba que consiste en una serie de exámenes que deben realizarse para prevenir el riesgo cardiovascular en aquellas personas que practican deportes de resistencia como el ciclismo. Después de los 40 años se recomienda repetirla al menos una vez cada dos años para asegurarse de que todo está "bien".
Author
Publisher Name
Selle Italia
Publisher Logo

« Atrás

Scegli il tuo paese

Europe

Encuentra el idmatch dealer más cercano a ti y reservar una cita

Ir

es también

Introduce tus datos y suscríbete a nuestro boletín.

*campos obligatorios