Lombardía

De Milán a Pavía, entre granjas, puentes y abadías

Salida

Milano San Cristoforo

Llegada

Milano San Cristoforo, pasando por Morimondo, Bereguardo, Pavia y Binasco

Longitud

100 km

Desnivel total

Nulo

Dificultad

Media-baja

Con los inviernos cada vez más cálidos como cómplices, en el norte la temporada de bicicleta se ha prolongado bastante respecto a hace algunos años, y así, a mediados de febrero ya inauguramos la estación de 2017 con una vuelta por toda la llanura, perfecta para volver a acostumbrarnos al sillín.

 

Temporada nueva, sillín nuevo
A propósito de este último, el año pasado tuve dolores e inflamaciones varias, a lo mejor por la edad que va en aumento, así que ha llegado la hora de cambiar: temporada nueva, sillín nuevo. Jubilado el viejo y durísimo sillín profesional, decidí probar el Max SLR Gel Flow de Selle Italia, que debería garantizarme un asiento más cómodo aun con un peso comedido y una línea de lo más estilosa.

¿Qué talla?
Además, he descubierto algo que no sabía: cada ciclista tiene su talla ideal de sillín, exactamente igual que con los pantalones y la camiseta. Selle Italia ofrece 6 variedades distintas, divididas en función de la anchura y la rotación pélvica. No hay dudas en cuanto a la elección, ya que los vendedores consiguen encontrar tu talla ideal en pocos segundos gracias a un nuevo sistema de medida llamado idmatch.
Yo necesito un L3 con corte central de descarga, porque tengo una distancia amplia entre los huesos isquiáticos que se apoyan en el sillín y una elevada rotación pélvica.
Luego la carretera se encargará de decirme qué tal funciona. Las sensaciones valen más que mil tecnicismos.

Hacemos 100
Así, después de comer, con un cálido sol ya primaveral, nos ponemos en marcha para probar el nuevo sillín.
Con unos amigos de toda la vida, optamos por una vuelta que ya habíamos hecho un millón de veces y que podríamos recorrer hasta con los ojos cerrados, así que me puedo concentrar en las impresiones que me llegan desde el sillín: ida y vuelta desde Milán hasta Pavía, 100 km justos de plena llanura, recorriendo la campiña lombarda rodeados de granjas, ríos y abadías.
Se parte desde la iglesia de San Cristoforo, en el camino de sirga Naviglio Grande hacia Gaggiano, con 10 km iniciales de carril bici repleto de peatones y runners, que requieren por parte de los ciclistas una cierta atención y destreza para evitar choques.

Nos lo tomamos con calma
Ya desde los primeros pedaleos parece que todo va bien, a parte las piernas, que en dos meses de inactividad se han vuelto como de madera envejecida… el apoyo en la parte ancha del sillín, en cambio, es perfecto, y no noto ninguna presión anómala. También el relleno, sin resultar excesivo, transmite una agradable sensación de suavidad.
En Gaggiano, abandonamos el Naviglio girando hacia el suroeste, en dirección a Morimondo (a 17 km de distancia), sede de una abadía cisterciense del siglo XII.
Después de una pausa para disfrutar de un café, continuamos hacia el Parque del Ticino, pasando por Fallavecchia, Besate, Motta Visconti y Zelata hasta Bereguardo (otros 16 km aproximadamente), donde se cruza el río por un pintoresco puente de barcas, uno de los últimos que aún funcionan en Lombardía.

Cero vibraciones
Casi hacia la mitad de la vuelta, las sensaciones siguen siendo excelentes, y, aunque el asfalto es áspero y está en malas condiciones, no noto la molestia de las vibraciones.
La serie Max utiliza en efecto un sistema de suspensión especial con inserciones «shock absorber» que garantizan una excelente amortiguación.
El itinerario continúa hacia la otra orilla del Ticino, y, tras unos veinte kilómetros, se llega a Pavía, donde cruzamos el río por el histórico puente cubierto. Un consejo: para regresar hacia Milán es mejor no coger la concurridísima SP35 que bordea el Naviglio Pavese, sino continuar hacia Binasco (a unos 20 km) recorriendo carreteras de campo con poco tráfico, rodeadas de arrozales y campos de cultivo. Desde Binasco, se corta todo el Parque Agrícola Sud Milano, de nuevo en dirección a Gaggiano, para volver en 15 km al carril bici de salida.

Resumiendo
Un par de notas al margen.
La primera: este itinerario siempre es agradable, y, si nunca lo has realizado (pues si eres de Milán y no lo has hecho, no me lo voy a creer), pruébalo.
La segunda: una consideración estético-funcional sobre el Max SLR Gel Flow.
El sillín tiene unas líneas muy elegantes y resulta muy cómodo incluso después de casi 4 horas.
Suave y elástico, absorbe a la perfección choques y vibraciones, y además consigue reducir drásticamente la compresión en la zona pélvica, gracias a su corte central de generoso tamaño.
Lo importante es encontrar el punto de apoyo perfecto, que no debe ser demasiado avanzado.

Summary
De Milán a Pavía, entre granjas, puentes y abadías | Descubre Italia con Selle Italia
Article Name
De Milán a Pavía, entre granjas, puentes y abadías | Descubre Italia con Selle Italia
Description
Con los inviernos cada vez más cálidos como cómplices, en el norte la temporada de bicicleta se ha prolongado bastante respecto a hace algunos años, y así, a mediados de febrero ya inauguramos la estación de 2017 con una vuelta por toda la llanura, perfecta para volver a acostumbrarnos al sillín.
Author
Publisher Name
Selle Italia
Publisher Logo

« Atrás

Scegli il tuo paese

Europe

es también

Introduce tus datos y suscríbete a nuestro boletín.

*campi obbligatori