Las 6 cosas que no se deben hacer en el sillín

Lo mejor de la bicicleta de carrera es el placer y la sensación de la libertad e independencia que nos procura pedalear al aire libre, el hecho de saber que un medio tan simple y ligero es capaz de llevarnos a cualquier lugar al que nuestras piernas logren impulsarlo.

Sin embargo, no hay que confundir esta libertad de la mente y el cuerpo con la impresión de poder hacer todo lo que queramos en el sillín.

La bicicleta no es una armadura capaz de aislarnos del mundo que nos rodea, donde transitan coches, motos y peatones, además de otros ciclistas. Durante la salida nos vemos obligados a afrontar carreteras llenas de tráfico y de señales que es necesario respetar, por lo que tenemos que comportarnos de modo adecuado con el fin de evitar riesgos para nosotros mismos y para los demás.

Según las estadísticas Istat, los accidentes graves en bicicleta están aumentando, de manera que vale la pena examinar cuáles son las costumbres y los comportamientos más propensos a provocar problemas mientras pedaleamos y que debemos evitar absolutamente.

 

No llevar el casco

Ligeros, bien aireados y a menudo dotados de un diseño enérgico y atractivo, durante los últimos años los cascos han pasado sin duda a formar parte del equipamiento estándar de cualquier ciclista.

No utilizar esta protección fundamental puede costar caro, aunque se trate de una caída insignificante a baja velocidad.

Lamentablemente, la ley no impone todavía su uso, pero renunciar a él sería una verdadera e imperdonable insensatez.

Cabe destacar que, independientemente del casco que elijamos, este solo nos protegerá correctamente si es de la talla adecuada (no debe deslizarse al mover la cabeza) y si lo atamos ajustándolo bien debajo de la barbilla.

 

Hablar por teléfono

Cuando suena el móvil en el bolsillo de atrás basta poco para sacarlo y responder, ¡pero atención! El código de circulación lo prohíbe e, igual que cuando se viaja en coche, podemos recibir una multa y —aunque pocos lo saben— perder hasta 5 puntos en el carnet de conducir. Cuestiones legales aparte, no es buena idea «juguetear» con el teléfono mientras se está pedaleando, a veces hasta deprisa, para no perder contacto con los compañeros de salida.

Un instante de distracción es suficiente para provocar una caída. Detengámonos al borde de la carretera y respondamos con tranquilidad: es mucho mejor. Basta un silbido y los que van adelante nos esperarán.

 

Darse la vuelta

Estadísticamente, muchos accidentes se producen mientras que el ciclista se da la vuelta para mirar detrás de él, dado que de este modo tiende a desplazarse hacia el centro de la carretera.

Y entonces, ¿por qué no resolvemos el problema utilizando un espejo retrovisor? Tal vez sintamos todavía una pizca de desconfianza hacia este accesorio de seguridad tan fundamental, como pasaba hace 25 años con el casco. También en este caso, seguramente será solo cuestión de tiempo y de costumbre.

El miedo a estropear el look tampoco tiene ningún fundamento, visto que hoy en día existen retrovisores de diseño exclusivo y elegante, como Eyelink, que se integra perfectamente en el grupo de los mandos.

 

Pedalear uno junto al otro

Demasiado a menudo, el deseo de charlar con los amigos del grupo hace que avancemos uno junto al otro, creando un obstáculo para la circulación y un auténtico peligro para nosotros mismos y para los automovilistas, que se ven obligados a adoptar una distancia.

Si el sentido común no es suficiente para abandonar esta peligrosa costumbre, recordemos que también el código de la circulación establece que los ciclistas deben avanzar en una sola fila, so pena de contravención.

 

No resultar perfectamente visibles

La bicicleta es prácticamente invisible para los automovilistas que van conduciendo por la carretera, sobre todo al atardecer. Tengámoslo en cuenta para proteger nuestra incolumidad.

Dos pequeñas luces led con pilas para llevar en el bolsillo, listas para colocarlas en la tija o en el manillar cuando empieza a oscurecer, son una solución fácil y segura.

Selle Italia sabe lo importante que es ser perfectamente visibles en cualquier situación para reducir el nivel de riesgo y, por este motivo, en su línea de sillines Sportourer ha adoptado el uso de una banda reflectante capaz de revelar nuestra presencia incluso en las condiciones más críticas.

 

No respetar las señales

Pedalear en carreteras muy transitadas, rodeados de coches y motos, comporta la necesidad de conformarse a las normas que el código impone para ellos.

Un concepto que a veces se nos escapa es que cuando estamos en el sillín de la bicicleta somos las «partes débiles» de la circulación, por lo que comportarnos de modo disciplinado es ante todo un modo de proteger nuestra propia seguridad.

Así pues, señalemos los giros con el brazo con antelación, respetemos las precedencias, los cruces peatonales y los semáforos y, en caso de embotellamiento, adelantemos la fila por la derecha, prestando siempre atención a las puertas de los vehículos…

Summary
Las 6 cosas que no se deben hacer en el sillín | Seguridad en el sillin
Article Name
Las 6 cosas que no se deben hacer en el sillín | Seguridad en el sillin
Description
Según las estadísticas Istat, los accidentes graves en bicicleta están aumentando, de manera que vale la pena examinar cuáles son las costumbres y los comportamientos más propensos a provocar problemas mientras pedaleamos y que debemos evitar absolutamente.
Author
Publisher Name
Selle Italia
Publisher Logo

« Atrás

Scegli il tuo paese

Europe

es también

Introduce tus datos y suscríbete a nuestro boletín.

*campi obbligatori