RAAM: la carrera más loca del mundo

La RAAM – Race Across America es la carrera de Ultra Cycling más dura y famosa del mundo: atraviesa todos los Estados Unidos de oeste a este, por un total de 5.000 km, obligando a los atletas a unos esfuerzos a menudo mucho más allá del límite. Este año, con ocasión de la 36ª edición de la carrera, se inaugura una colaboración plurianual entre RAAM y Selle Italia, con el Novus Superflow Endurance elegido como sillín oficial de la competición.

 

5.000 km en el sillín, costa a costa desde el Pacífico al Atlántico a través de 12 estados, 35.000 metros de desnivel, tiempo límite de 12 días.

El 13 de junio de 2017 parte desde Oceanside en California, para concluir en Annapolis (Maryland), la 36ª edición de una carrera ciclista que definir como extenuante es quedarse cortos, sin duda. La RAAM – Race Across America, «The World’s Toughest Bicycle Race», la carrera más dura del mundo, según sus organizadores; quizás sería mejor definirla como «una carrera de locos».

Solo hay que pensar que esta ultra-endurance es un 30% más larga que el Tour de Francia y que los corredores emplean aproximadamente la mitad del tiempo en completarla: en los últimos años, los ganadores han tardado como media 7-8 días, con distancias cotidianas de 400 km como mínimo.

También se pedalea de noche, con 2-3 horas de descanso como máximo, superando dificultades ambientales de todo tipo, desde el calor tórrido del desierto de Arizona hasta el hielo de las montañas rocosas, por no hablar del viento y en ocasiones hasta de los tornados.

Todo ello en carreteras abiertas al tráfico, con el riesgo de sufrir un accidente siempre acechando. En este escenario «apocalíptico», entre problemas físicos y lesiones varias, no sorprende que normalmente llegue a la meta solo el 50% de los corredores.

Se puede participar en parejas, en equipo o en relevos, pero por supuesto la auténtica RAAM es la que se realiza completamente en solitario, y, en efecto, el ganador absoluto es el primer corredor de la categoría «Solo» que llega a la meta.

Terminar esta carrera extrema ya es todo un triunfo en cualquier caso, un reto para con nosotros mismos y nuestro físico que hemos ganado. Lo normal es que pensemos en preguntarles a los participantes: «Pero, ¿por qué lo haces?» Probablemente, estos responderían tal y como hizo el alpinista Mallory antes de intentar la escalada al Everest: «Because it’s there!», porque está ahí…

 

¿Qué sillín elegir?

20 horas al día en bicicleta no son ninguna broma, se necesita una preparación de hierro, sobre todo para acostumbrarse a estar sentados en el sillín todo ese tiempo. Hay quien entrena incluso montando el sillín en un taburete y utilizándolo en los meses anteriores a la carrera como una silla normal para trabajar, comer, etc.

Pero, ¿qué sillín? Una prestación que llega hasta esos límites exige un producto expresamente estudiado para las distancias largas y que también sea perfecto hasta en los más mínimos detalles. Como el Novus SuperFlow Endurance de Selle Italia, elegido este año como producto oficial de la competición.

Su diseño tiene una conformación muy original, con su largo corte central que divide el sillín de la punta de la nariz hasta gran parte del asiento, permitiendo reducir notablemente la presión en los tejidos blandos de la zona pélvica. La longitud del canal hace además que toda la estructura sea más flexible, permitiéndole secundar mejor los movimientos del cuerpo durante la fase de pedaleo, otorgando un mayor confort.

Desde el punto de vista de la comodidad, también desempeña un papel fundamental el relleno extra de neopreno, sumamente denso, distribuido perfectamente en los puntos cruciales de apoyo de los huesos isquiáticos y que no crea ningún tipo de molestia ni siquiera tras numerosos kilómetros.

Este año la RAAM ya ha encontrado a su ganador seguro.

« Atrás

Scegli il tuo paese

Europe

Encuentra el idmatch dealer más cercano a ti y reservar una cita

Ir

es también

Introduce tus datos y suscríbete a nuestro boletín.

*campos obligatorios