Preparación Pro: ¿cómo se lleva a cabo?

Edoardo Pasini y Maurizio Mazzoleni, preparadores físicos del equipo italojaponés NIPPO Vini Fantini, explican cómo se desarrolla la temporada de los ciclistas profesionales y el entrenamiento seguido para acercarse a las grandes competiciones.

 

Un equipo de ciclismo profesional corre en la actualidad en 4 continentes, 11 meses al año, con más de 180 días de competición. La temporada empieza con las concentraciones en noviembre, diciembre y principios de enero. Los entrenamientos continúan durante todo el año, monitorizados también a distancia gracias a «Selfloops», plataforma online a la que todos los corredores del equipo suben los datos de los entrenamientos realizados, visibles en tiempo real por los preparadores físicos y directores deportivos del equipo.

La temporada profesional comienza en enero en Argentina y Australia, aprovechando la época de verano del hemisferio sur, y termina en octubre o noviembre normalmente con las competiciones asiáticas, en Japón (Japan Cup) y China.

 

La preparación invernal

Durante la fase de preparación invernal se tiende a concentrarse más en la creación de una base aeróbica consistente, para sentar los cimientos de toda la temporada ciclista. Para ello son necesarias sesiones de entrenamiento en las que se recorren muchos kilómetros a una intensidad medio-baja. En concreto, hablamos de una media de 95 km y 4 h al día, con un ritmo que prevé 3 días de carga alternados con un día de descarga donde las distancias y el tiempo serán menores, para no estresar demasiado al físico y empezar a hacer crecer la forma física. 

 

Los recorridos

En la época de preparación invernal, predominan los recorridos mixtos, preferiblemente en valles o con subidas con una pendiente media inicialmente entre 6 y 8%; y, a medida que avanza la preparación, se podrán encarar subidas cada vez más complicadas para acostumbrar gradualmente al físico.

Las velocidades medias siguen siendo comedidas, sobre todo durante la primera etapa de la preparación, mientras que la capacidad de dar velocidad se desarrolla en una época más avanzada. Durante la preparación se trata de no interrumpir el entrenamiento, sino de reducir la carga una o dos veces por semana, disminuyendo las horas y los km de la sesión a realizar, y acompañándolos a entrenamientos funcionales y de construcción muscular en el gimnasio.

 

El sillín

El sillín ha de ser de la talla adecuada y permitir al atleta disponer de un excelente apoyo y expresar con facilidad la potencia en los pedales, para que esté en las mejores condiciones para recorrer todos los kilómetros previstos tanto por el protocolo de preparación como por las carreras más duras, evitando la aparición de problemas físicos como lumbalgia y dificultades respiratorias.

Así pues, un asiento incómodo perjudica la posición correcta en bicicleta obstaculizando la dinámica de pedaleo, la biomecánica del gesto y por tanto el rendimiento general del atleta. Por ello, el equipo de NIPPO Vini Fantini ha elegido confiar en una empresa con una gran experiencia como es Selle Italia, siempre pendiente de aunar las nuevas tecnologías y el confort para el atleta

« Atrás

Scegli il tuo paese

Europe

es también

Introduce tus datos y suscríbete a nuestro boletín.

*campi obbligatori